DOÑANA, DONDE “LA BERREA” ANUNCIA QUE SE CAEN LAS HOJAS.

  • 10/10/13 11:34
  • ayuntamiento hinojos

La llegada del otoño no precisa en Doñana un termómetro que lo certifique, porque basta agudizar el oído para asistir al espectáculo natural de "La Berrea", como se conoce a los bramidos con los que los machos de los ciervos intentan atraer a las hembras justo cuando llega la época álgida del apareamiento.

 

Una costumbre tan antigua para los ciervos como la propia naturaleza, y que es el primer paso para garantizar la reproducción de la especie, que en Huelva se puede detectar en varias zonas de la provincia, como el Andévalo Norte, y está considerada una bienvenida al otoño oficiosa, una vez que bajan algo las altas temperaturas del verano.

 

La berrea no es solo una costumbre natural de los propios animales, sino que se ha convertido en un recurso turístico más del Espacio Natural de Doñana, con visitas guiadas que muestran todos los secretos de esta costumbre animal, que hace que algunos machos, gracias a sus bramidos, atraigan a las hembras a los espacios abiertos para iniciar la cópula.

 

Entre las empresas que organizan las visitas, está Doñana Nature, la única empresa hinojera integrada en las visitas del Espacio Natural de Doñana. Su responsable, Antonio Lancho, ha explicado que “en la visita que organismos a “la berrea” tratamos de facilitar a los visitantes todos los aspectos de esta costumbre, por lo que se organizan las visitas en horarios y zonas distintos a los habituales", dividiendo los grupos en viajes al amanecer y al atardecer.

"En los viajes nos colocamos en sitios concretos que ya conocemos y tenemos localizados, donde esperamos que los ciervos salgan de los bosques a las zonas de la vera y las marismas", explica Lancho, que destaca que es "un espectáculo para todos los sentidos".

 

Y es que, aunque el objetivo es observar a los ciervos en todo su esplendor, "en ocasiones están ocultos tras los lentiscos, y los escuchas pero no los ves", aunque las excursiones van equipadas con equipos de prismáticos e incluso coches con plataformas en su zona alta, desde donde se puede ver todo el espectáculo".

 

Lancho ha subrayado, además, que es muy variopinto el público que acude a la llamada de esta costumbre animal, como naturalistas, amantes de la fotografía, "e incluso familias con hijos que aprovechan la tarde para ver un espectáculo natural irrepetible".

 

Próximos Eventos