HINOJOS TOMA MEDIDAS DE CONTROL EN LA VENTA ILEGAL Y HURTOS DE ACEITUNAS.

  • 18/09/13 10:00
  • ayuntamiento hinojos

“Tenemos que acabar con los pillos que roban aceitunas a humildes propietarios que se trabajan la tierra –con mucho esfuerzo- durante todo el año”, están son las declaraciones de Miguel Ángel Curiel, alcalde de Hinojos, tras publicar un bando municipal donde se recoge que en la campaña de aceitunas de 2013, “todos los propietarios y personas que lleven aceitunas a los puntos de ventas deberán ir documentados con un Conduce donde se especifique la procedencia del producto recolectado”, de no ser así, los cuerpos y fuerza de Seguridad del Estado, tanto Policía Local como Guardia Civil, podrán decomisar toda la producción hasta verificar la procedencia de la misma, y en caso de no ser identificada se procederá a la incautación de la mercancía; asimismo, se sancionará a todas las personas que porten mercancía sin identificar. Una iniciativa que se lleva a cabo por los numerosos casos de hurtos que se contabilizan en las campañas de aceitunas.

 

Para obtener el Conduce, los propietarios de las fincas han tenido que pasar por el Ayuntamiento de la localidad, donde se les ha certificado –con previa consulta del Catastro de Rústica- la propiedad de dichos terrenos. De esta manera, los compradores de aceitunas tienen que asegurarse que el producto tiene una procedencia legal. Asimismo, los cuerpos de seguridad del municipio están realizando controles en los propios campos de faena y a aquellos vehículos que transitan con cargas de aceitunas, quienes tienen que justificar el lugar de procedencia de la recolección.

 

Según las declaraciones de los agentes “este año hay menos aceitunas, por consiguiente hay menos robos, pero aún así estamos sintiendo la eficacia de esta medida de control, es un filtro importante porque sólo con conocer la vigilancia que estamos desarrollando se meditan más los hechos”.

 

No obstante, el objetivo que pretende alcanzar el alcalde de Hinojos, erradicar la compra de aceitunas ilegal y los hurtos de olivas, no es un objetivo fácil. Para ello, todos los pueblos vecinos deben adherirse al mismo sistema de control, exigir los conduce a todos los propietarios de fincas y, todas las administraciones locales, caminar en una misma dirección. Sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que los  puestos de compradores de aceitunas cuentan con clientes foráneos y la procedencia de sus productos es incontrolable.

 

Esta campaña de aceitunas ya está calificada entre los agricultores como “muy mala”. De las 5.000 toneladas (aproximadas) que se pueden recoger en los campos de Hinojos en una campaña normal, este año se prevé NO alcanzar las 3.000 toneladas, de modo que en unos 15 días la temporada se dará por finalizada.

 

Los testimonios de los propietarios son lamentables, no quieren ni pensar en las faenas que realizan en sus tierras durante el año,  pero lo que sí tienen claro que es “el campo está abandonado y el olivar avocado a desaparición” a pesar de que el producto es muy bueno, ya que la aceituna de mesa de Hinojos se reconoce por su fina semilla y su gruesa carne, pero todos los testimonios confluyen en un mismo mensaje, “el coste de producción es más elevado que la liquidación del producto final, por lo tanto el olivar ya no es rentable”.

Próximos Eventos